Y en "Las moradas del bosque infinito", como si este título hubiera sido para ella, permanecerá para siempre, infinitamente Isabel, junto a la memoria indeleble del Maestro Agustín García Calvo.


En los claros del bosque y entre las copas de los árboles, los ecos de sus versos serán recogidos por las aves de toda condición y color...